Una paja por Ingrid

Cuando eres transexual te puedes masturbar de varias formas, llega un momento que tu trasero tiene la necesidad de ser follado imisericordmente pero al final del camino tienes que pajearte hasta que tu leche salga disparada de tus entrañas.

Hace apenas una semana tras agotar una jornada morbosa de sexo y tras un descanso de un par de dias, al vestirme para mi trabajo sabía que ese día era un día especial.

Al sentarme en mi escritorio para trabajar entro mi secretaria Ingrid, en verdad no tengo ni un mes en este trabajo y todos ignoran mi condición de que soy transexual , en realidad mi cuerpo de mujer, con senos discretos, mí cuerpo de guitarra y mis pumpies disimulan bastante mi enorme polla que se esconde en mis panties.

Como ejecutiva que soy ando en chaquetas con ligeros negros y un saco que disimulan todo aquello, ese día especial Ingrid entro a darme los mensajes del día, al inclinarse para enseñarme un reporte, descubría parcialmente sus senos frondosos que eran tapados por su sostén negro.

No se porque pero comencé a desearla aunque sabia que era una tarea difícil por su condición de casada y sin hijos, aunque existía un breve chancee de follarla ya que su esposo según los chismes que había oído era mujeriego.

Ella no se dio cuenta de la enorme erección que me produjo aquel matiz de candidez en donde ella sin querer me dio una visual mas que complaciente de su firme busto.

Mi pija quería definitivamente salir de mi pantie y mi trasero quería ser follado, me fui almorzar y mis pensamientos volvían hacia ella como si se tratase de un imán que se fija en tus pensamientos.

Su deliciosa boca con sus labios de color café y con brillo discreto me los imaginaba en mis labios, quería definitivamente subir el vestido y encontrar su concha para lamerla hasta más no poder.

Me preguntaba como mamaria aquella flaca de ojos vivachos, que secreto escondía detrás de su pasividad.

¿Podría ella aceptarme como transex?, ¿habría tenido como toda chica, deseos ocultos de tocar a otra chica?, de abrazar sus senos en sus labios, de experimentar la diferencia de mamada entre una mujer con un hombre o mas bien un transexual.

Toda persona esconde algo secreto de ella misma y más cuando se establece una relación patronal.

La alarma de mi putería se escapa de mis neuronas y más cuando fui al baño y me hice la zorrita al encontrarla a ella hablando con Fernanda de si dolía el sexo anal ya que su esposo se lo estaba pidiendo.

Interrumpí la sección como si fuera una experta, les dije chicas el secreto del seno anal comienza en reconocer que es una necesidad de todo hombre y que todos nos quieren culear.

Aquellas dos imberbes se quedaban mirándome, sorprendida que “su jefa” le hablara de esos temas.

Veamos tienen que pensar zorritas que si su pareja no lo hace con ustedes, le dejan campo abierto a que otra zorra mas astuta le gane la batalla.

Lo primero que tienen que hacer es desbloquear que duele y molesta, es igual a follar por adelante, si no estas preparada mentalmente te duele no es así Ingrid?,

Se que me desbordaba pero la única ventana que tenia de tutearla y de hacernos amigas, si claro esta Dominic, pero la pregunta es si duele.

Bueno trata que el chiquillo de tu esposo te excite totalmente, que te de una buena mamada en ese coño y que luego baje a tu culo y te coma a besos y luego que te lama con su lengua para que este bien lubricado, ni hablar que tu te toques por tu clítoris y que el te folle con sus dedos por tu sexo, luego ten a mano un gel lubricante y pónselo en sus dedos y lubrica tu aro del ano , luego deja que el comience a metértelo , no tiene que ser hasta el fondo ya que vas a sentir deseos de cagar o una molestia, te lo metes en la puntita y tu misma comienza a caderear hasta que sientas que es obligatorio tener algo de mayor grosor en tu culo.

Dale una buena mamada a esa polla para que este lubricado y asegúrate de ponerle el gel lubricante o aceite que mas da, lo importante es meterse aquel pedazo, principalmente la punta que es el momento clave, hay mujeres que la prefieren de un solo estacazo y hay otras que la prefieren lentamente.

Y tu como lo prefieres me dijo Fernanda?

Yo mi querida amiga soy hambrienta, me gusta que cuando me penetren sea cuando yo este que arda…

Las dos se echaron a reír , le quite presión al ambiente y me retire rápidamente, mirando a través del espejo como aquellas zorras quedaban hablando por las instrucciones que le había dado.

Al llegar a mi oficina mi erección estaba al máximo, no podía creer como había hablado de sexo anal sin inmutarme, se muy bien que las mujeres hablan todo a diferencia de los hombres y a través de sus conversaciones logran aprender de oídas.

Al oro día Ingrid llego un poco mas temprano de lo habitual , su relajada sonrisa me develaba a mi interior que ella había follado anoche.

Luego de revisar la agenda del día le dije , te puedo preguntar algo Ingrid? Si claro Dominic, bueno lo de ayer fue una pavada mía meterme en tu conversación, me sentí mal despues, no se que vas a pensar de mi.

Dominic, al contrario me lo hizo mas fácil y se lo di a mi esposo, creía que no me iba a gustar pero es cuestión de temperamento y como dijiste de actitud, me gusto que me dijera zorra porque así mismo fue que actué, lo puse boca abajo y yo arriba y me la clave .claro había seguido tus instrucciones de tener sexo oral y lubricarme bien.

Aquel día no pude casi ni trabajar pensando como le abrían el culo a Ingrid y como ella cabalgaba aquella polla, no puedo negarlo al llegar a la casa

Tuve que auxiliarme de un vibrador, me tope mis pezones, mi pija, me la clave hasta el infinito y seguidamente me pajeaba hasta lograr embarrar aquellas sabanas que apenas me arropaban.

Me puse crema en mi sexo para lubricarlo mejor y dejar que mis manos se agotaran hasta tener la leche en mis dedos.

Aprendí una lección que me abre las puertas al futuro, hablar de sexo es conveniente.

videos porno xxx
petardas
Beeg
Xhamster
Youjizz
Keezmovies
Pornhub
Youporn
Tube8

Una paja por Ingridultima modifica: 2015-03-24T11:03:30+01:00da zoraya01
Reposta per primo quest’articolo

Lascia un commento